Newsletter

+CODE en Victoria & Albert Museum

+CODE en Victoria & Albert Museum

Durante el mes de septiembre de 2018, a partir de una colaboración entre +CODE y Victoria & Albert Museum como resultado de nuestra participación en el Festival Convergence organizado por British Council,  los artistas Diego Alberti (Argentina) y Mónica Bate (Chile) participaron en Artificially Intelligent. Esta exhibición tuvo lugar en el museo británico en el marco de la Bienal de Diseño de Londres bajo la curaduría de Irini Papadimitriou, Manager del Programa Digital del V&A.

 

Artificially Intelligent reunió obras de artistas, diseñadores e ingenieros de diferentes países, que reflexionan sobre Inteligencia Artificial (IA), con la intención de explorar el concepto desde una perspectiva filosófica y crítica, así como el significado de ser humano en un mundo tecnológico hiperconectado. A partir de una selección de instalaciones, talleres, laboratorios, debates y presentaciones, el museo se volvió un lugar donde abordar temas contemporáneos, compartir procesos creativos y desmitificar la tecnología.

En el texto que encabeza una publicación del programa  (una compilación de ensayos de varios de los participantes) la curadora compara dos relatos de ciencia ficción de principio del siglo XX, que disienten profundamente entre el espíritu tecnófobo y tecnófilo, anticipándose a los efectos de una revolución que en ese entonces, apenas era posible intuir. En el marco de este rango entre la fascinación y la crítica, tuvo lugar el debate, manifiesto tanto en los ensayos de la publicación como en las charlas, workshops y obras, de los que participaron entre otros Katriona Beales, Soomi Park, Kate Crawford, Vladan Joler, Fabio Lattanzi Antinori, Maral Pourkazemi, Anna Ridler, Caroline Sinders, Mozilla Open IoT Studio, Nye Thompson y Cecilie Waagner Falkenstrøm.

 

 

 

Mónica Bate presentó su instalación Is3: ejercicio 2, un dispositivo que corre una cinta perforada con datos obtenidos de un electroencefalograma, realizado a la artista en un momento de stress agudo. Al correr la cinta, el dispositivo lee y traduce esta información en sonido y luces:

“ (…) se trabaja acá con elementos que provienen de máquinas construidas para revisar nuestro cuerpo, para auto-observarnos en detalle e interpretarnos analíticamente. En el caso del EEG, a diferencia del MRI, no nos encontramos frente a un dispositivo de apariencia fotográfica, este en cambio se trata de un dispositivo para la interpretación visual de la actividad eléctrica del cerebro, como si nos conectáramos a un osciloscopio.

Se resuelve entonces a partir de esta misma idea de interpretación, la metáfora de la máquina encendiendo y apagando mecanismo, los destellos eléctricos en nuestro cerebro. Interpretándose a sí mismo a partir de sus propios pulsos y a través de sonidos y luces como resultado de esta ejecución.”   M.B.

 

 

Mientras que Diego Alberti presentó su obra 2 computadoras jugando Pong, una instalación en la que dispone a dos computadoras a competir a este juego (reconocido como el primer videojuego de alcance masivo) a través de un sistema de servomotores, en una tarea absurda que implica el mínimo de sus capacidades de cómputo:

Por un lado Dos computadoras jugando Pong  nos propone pensar en la forma de ser de una computadora. Más allá de términos como autonomía, aprendizaje, inteligencia o conciencia (que indican complejidad), esta instalación performativa dispone un sistema lo más simple posible como base para la formulación de preguntas. Se trata, en una primera instancia, de dar lugar a lo que una computadora puede hacer cuándo solo se requiere un mínimo de su potencial, con la intención de encontrar en esto rasgos de comportamiento y poéticas características.

Por otro lado, representa el momento en el que empieza a ser posible prescindir de la interfaz con todos los cambios que esto implica en la producción de sentido y su interpretación.” D.A.

 

 

Estas dos obras representaron la participación latinoamericana en el programa de exhibición, que fue consecuencia del apoyo de British Council para la integración entre artistas y exhibiciones de Argentina y Reino Unido. Además tuvimos el placer de participar con un texto sobre Dos computadoras jugando Pong en la publicación impresa.

La experiencia de esta reunión de personas y cruce de disciplinas dejó grandes reflexiones abiertas, que sin duda tendrán una repercusión tanto en el público como en la producción de los distintos actores que tuvieron la oportunidad de participar.

“La tecnología no siempre será la solución para todo y no siempre nos salvará. Necesitamos poder ver más allá de esto y mantener nuestro futuro enfocado en las realidades de nuestro mundo y en una visión humana, recordando que somos más que datos.”  I.P.